Saltar al contenido →

Análisis Microsoft Surface Pro 7+

Última actualización 08/03/2021

Escribo estas líneas desde el Microsoft Surface Pro 7+, un dispositivo que he tenido la suerte de probar durante los últimos 15 días y que la verdad me ha sorprendido bastante. Este dispositivo es una pequeña evolución con respecto al Microsoft Surface Pro 7 del que ya te hable hace unos meses y va destinado a un público empresarial casi en exclusiva, una pena. Aunque nos sirve para estar ansiosos de la presentación de una futurible Microsoft Surface Pro 8.

Las novedades de esta Microsoft Surface Pro 7+ son:

  • Nuevos procesador Intel de 11º generación.
  • Tarjeta gráfica integrada Intel® Iris® Xe Graphics (en los modelos i5, i7).
  • SSD extraíble.
  • Un poco más de batería, llegando hasta las 15 horas de uso (ligero).
  • Conexión 4G.

Por el resto, seguimos teniendo el mismo dispositivo y funcionalidades que hemos visto en generaciones anteriores:

  • Tecnología de reconocimiento facial para el desbloqueo.
  • Cámara web capaz de grabar en 1080.
  • Lector de tarjetas MicroSD.
  • Compatibilidad con el Lápiz digital de Microsoft.
  • Puertos USB A 3.0 y USB C.
  • Altavoces estéreo frontales.
  • Puerto de carga propietario.
  • Pantalla táctil de 12,3 pulgadas y relación de aspecto 3:2.

En resumidas cuentas, tenemos el mismo dispositivo pero ahora con más potencia, mejor batería, posibilidad de conexión 4G y un SSD extraíble. Y aunque parezca poco, puedo decirte que la experiencia de uso sufre ha sufrido una evolución espectacular.

Hasta ahora, todas las experiencias que he tenido con las Microsoft Surface Pro habían sido buenas pero siempre pecaban de una cosa, de la potencia. Por el precio del dispositivo podrías hacerte con otras alternativas que te sirvieran para usar todos tus programas con más fluidez y comodidad. Ahora, con estos nuevos procesadores de 11º generación de Intel, con la Surface Pro 7+ vas a poder hacer todo lo que quieras, incluso vas a poder jugar a juegos de alta carga gráfica de una manera fluida y sin bajar los gráficos al mínimo.

Esto puede parecer una tontería, y más si tenemos en cuenta que es un producto destinado al público profesional, pero esta nueva potencia, también gráfica, hará que todo tipo de creadores de contenidos, diseñadores gráficos, arquitectos, ingenieros o cualquier persona que necesite usar programas de edición o maquetación 3D puedan ver esta Surface Pro 7+ como una opción real. Otros profesionales menos exigente también van a verse beneficiados de esta potencia renovada en la apertura de documentos como Excel pesados o la navegación por internet.

Eso sí, creo que Microsoft debería de mirar el agrandar el producto de cara a futuras generaciones o al menos aprovechar un poco más los marcos de la pantalla, ya que la pantalla se ve algo pequeña para ciertas actividades y con este rendimiento y la posibilidad de tener usar el lápiz digital, muchos profesionales estarían encantados de poder tener una Microsoft Surface Pro de unas 13 o 14 pulgadas, lo que haría mucho mejor la experiencia y permitiendo añadir aún más batería al dispositivo, por ejemplo.

Por el resto, la experiencia es muy similar. Seguimos teniendo Windows 10 completo, lo que nos posibilita la instalación de cualquier programa que necesitemos y también la instalación de las apps que hay en la Microsoft Store, que siguen siendo pocas.

En el terreno multimedia tenemos un buen audio gracias a sus altavoces frontales, la webcam tiene una buena calidad para realizar videollamadas y el micrófono es bueno.

La pantalla se ve muy bien, con unos buenos ángulos de visión, una buena reproducción de colores y con un brillo suficiente para ser usada sin problemas de día, de noche, en interiores o en exteriores.

Este Microsoft Surface Pro 7+ es un gran dispositivo que no falla en nada y realmente es la primera vez que me he visto usándolo más que mi portátil o mi iPad Pro, lo que te puede hacer una idea de que esta nueva versión ha logrado lo que Microsoft lleva tanto buscando, un dispositivo que junte lo mejor de la experiencia de un ordenador y de la experiencia de una tablet.

Frente a un portátil tradicional tenemos la ventaja de su ligereza y formato tablet, que lo hace muy cómodo de usar y transportar.

Frente al iPad Pro tenemos la ventaja de tener una experiencia de ordenador completo, pudiendo instalar cualquier programa sin depender de que tenga app o no.

Te recomiendo que si la compras, también te hagas con la funda teclado, y más teniendo en cuenta su carácter profesional. Es cierto que de primeras puede resultarte extraño, pero es un imprescindible si vas a tener que escribir muchos documentos. Además, se quita y se pone muy fácil, por si en algún momento te molesta. Para que te hagas una idea, todo esto lo he escrito con la Microsoft Surface Pro 7+ en las piernas y también apoyado en la mesa y con total comodidad en ambos casos.

 

Como anécdota, decirte que sí podrás cargarlo mediante el cable USB C, eso sí, necesitarás un cargador potente. Yo lo he usado con uno de 65w y me ha cargado sin problemas. Además, mediante este USB C podrás conectar una pantalla secundaria o un hub para disponer de conexión Ethernet, más puertos USB o lo que necesites.

Ahora ya sólo queda ver lo que pasa con la gama Surface Pro en este 2021, pero si Microsoft lanza una Microsoft Surface Pro 8 con esta potencia, esta autonomía y con un rediseño con mayor pantalla…estaríamos cerca del dispositivo perfecto.

Eso sí, no hay que olvidarse de la evolución de los dispositivos con chips ARM, como la Microsoft Surface Pro X2, unos dispositivos que ya este 2020 han demostrado que están a la altura y que sus problemas de incompatibilidad con muchos programas van poco a poco diluyéndose gracias al trabajo de los desarrolladores.

Publicado en Análisis de Ordenadores

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.