Saltar al contenido →

Análisis Razer Blackwidow V3 Mini Hyperspeed

El Razer Blackwidow V3 Mini Hyperspeed es un teclado bluetooth gaming que nace como la versión compacta del Razer Blackwidow V3 del que te hable hace unos días. La gran diferencia que vamos a encontrar en en este modelo es su tamaño, que se reduce al mínimo, haciéndolo más estético para los que buscan un ‘setup’ minimalista sin renunciar a las prestaciones de la versión completa.

Recortando hasta el mínimo

De primeras tengo que reconocer que no soy muy fan de los teclados pequeños. Soy de manos grandes y me cuesta hacerme con ellos, pero entiendo el motivo por el que mucha gente los quiere, ya que estéticamente son mucho más bonito.

En el caso del Razer Blackwidow V3 Mini Hyperspeed  esta teoría sigue intacta y lo que más destaca es que sea un teclado tan pequeño en tamaño general del dispositivo y que encima no pierda nada importante con respecto a su versión completa. En concreto, su tamaño es un 65% menor al Razer Blackwidow V3, algo así como si solo cortas la zona principal del mismo.

Este recorte de tamaño también conlleva un recorte en cuanto a teclas disponibles. Perdemos las teclas de función que ahora pasan a ser secundarias en la fila de números superior, perdemos los botones personalizados y perdemos la sección numérica de la derecha.

 

Más pequeño, misma experiencia

Por el resto, tenemos una experiencia muy similar a la del Razer Blackwidow V3, siendo la misma construcción y la mismas teclas, incluyendo la posibilidad de comprarlo con los ‘switches’ verdes o amarillos para tener una sensación y ruido al gusto.

Hablando de la construcción, me parece un buen teclado, de calidad y que transmite calidad cuando lo usas. Pero lo que no me ha gustado es su altura, algo que tampoco me gustó en la versión normal. Me sigue pareciendo un teclado alto y algo incómodo para escribir, siendo muy necesario el uso de un apoya muñecas que nos ponga las manos a una altura mayor y más cómoda.

El teclado sigue siendo retroiluminado y podemos configurarlo al gusto mediante la aplicación Razer Synapse, programa que se instala al conectar el teclado por primera vez al ordenador y que nos permite personalizar las teclas, la retroiluminación y crear perfiles del teclado para distintas ocasiones.

Conexión inalámbrica

Lo que sí cambia en este Razer Blackwidow V3 Mini Hyperspeed es que pasa a ser un teclado inalámbrico que podremos conectar mediante bluetooth o un adaptador a nuestros dispositivos. Si eres jugón lo más recomendable será hacer por medio del adaptador HYPERSPEED WIRELESS, ya que tiene menos latencia y ha sido creado para dar una experiencia de juego excelente. Además, podremos conectar nuestro ratón Razer al mismo. En el caso del bluetooth, la ventaja es que podremos conectarlo a 3 dispositivos distintos e ir intercambiando entre uno u otro.

Al pasar a ser inalámbrico, este teclado tiene un gran problema, la batería. Según Razer la autonomía es de 200 horas, pero durante el uso eso no ha sido así. Con un uso intensivo el teclado ha podido sobrevivir un par de días. Esta diferencia puede ser por el uso de la iluminación constantemente y su uso gaming intensivo. De todas formas, podemos usarlo conectado a la corriente o al ordenador por medio del USB C que tiene el dispositivo.

Ideal para los minimalistas

A modo de conclusión puedo decir que el Razer Blackwidow V3 Mini Hyperspeed es un teclado que mantiene la esencia del Razer Blackwidow V3 pero en un formato más compacto y con una mejor estética. Es un teclado que me sigue gustando, aunque me sigue pareciendo más destinado al gaming que a su uso más ofimático, especialmente por su altura.

Publicado en Análisis de Gadgets

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.