Saltar al contenido →

Un dentífrico contra las alergias alimenticias

La ciencia cada vez sorprende más y hoy me gustaría compartir con vosotros el caso de un nuevo estudio que quiere luchar contra las alergias alimenticias con el uso de una pasta de dientes especial de aplicación diaria.

Un estudio ya aprobado por la FDA

Como no, este estudio experimental se va a realizar en Estados Unidos por el Intrommune Therapeutics, una institución cuyo fin es el de investigar las alergias alimenticias e intentar hacer que los que las sufren puedan vivir mejor con ellas.

El experimento ya tiene la aprobación de la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Este estudio usará lo que se conoce como Inmunoterapia Oral y básicamente lo que hará es usar una pasta de dientes en los pacientes para curar o disminuir los efectos alérgicos de los alimentos en el paciente.

A grandes rasgos, este estudio lo que quiere es crear una pasta de dientes con una pequeña dosis de alérgenos dentro de ella. El paciente no tiene nada más que lavarse los dientes con ese dentífrico y listo. Si funciona, su alergia debería de disminuir o desaparecer sin que notase nada.

¿Por qué una pasta de dientes?

Pues parece ser que las células inmunitarias que luchan contra este tipo de alergias están en las mejillas, por lo que con el uso del dentífrico podremos hacerles llegar mejor esas pequeñas dosis para que estas se adapten y vayan creando los anticuerpos necesarios para evitar la reacción alérgica.

Hay que decir que esta técnica es nueva pero tiene una prima hermana llamada inmunoterapia sublingual que consiste en la aplicación de unas gotitas de esos mismos alérgenos bajo la lengua.

Lo de la pasta de dientes es precisamente para mejorar su efectividad y así hacer que las microdosis lleguen mejor a esas células de las mejillas que se creen mejores para la lucha contra las alergias alimenticias.

En principio, los pacientes que usen este método no deberían se sentir nada ni tener ningún efecto secundario o reacción alérgica, al menos esa es la esperanza. Pero sí es cierto que desde la propia institución advierten de que este estudio ayudará a poder ver los efectos en personas que tienen algún problema dental como heridas en las encías, lo que podría provocar que estás dosis de alérgenos se metan directamente en la sangre y provoquen alguna reacción alérgica más importante.

Veremos en lo que acaba este estudio. Realmente espero que salga bien, ya que el problema de las alergias alimenticias es algo muy incómodo y peligroso que afecta a millones de personas en el mundo.

Publicado en Nuevos descubrimientos

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.