Saltar al contenido →

El Face ID no da la talla

Quiero ser claro: Apple debe de darle una vuelta al Face ID de los iPhone si no quiere que siga lastrando su experiencia de usuario. Además, debe de actualizar y acomodar su sistema de identificación a los tiempos que corren, retomando el Touch ID o permitiendo el reconocimiento con mascarillas.

En el siguiente vídeo te lo muestro claramente, pero el Face ID, pese a ser un sistema de identificación y seguridad magnifico, es una auténtica tortura en el día a día. Lo más curioso es que este mismo sistema también está en el iPad Pro y la experiencia es mucho mejor, por lo que no hay excusas.


 

Los fallos que más me molestan son:

  • No se reconoce la cara con la mascarilla
  • No funciona con el iPhone en horizontal
  • No funciona cuando está en una mesa
  • No funciona con la cara en la almohada

Ya sé que el tema de la mascarilla, la almohada, o cuando te estás lavando los dientes, es por no tener la cara completamente visible. Es más, eso es lo que lo hace tan seguro. Pero en la época en la que vivimos, Apple debería de ver la forma de adaptar la detección del Face ID a la era de las mascarillas, permitiendo registrar nuestro rostro con ella y usando la IA para reconocerla cuando vayamos a desbloquear el iPhone con ella puesta.

Lo del iPhone en horizontal ya sí que es de traca, ya que en el iPad Pro sí que funciona. Es comprensible que en los iPhone no anteriores no vaya, pero en los posteriores a presentar esa actualización debería de ir, cosa de no hace.

Con respecto a lo de tener el iPhone encima de la mesa, bueno…no es que esté pidiendo un escáner 180 grados, que sería la leche, más bien que amplíen un poco el rango de detección para no tener que estar asomándonos para ver cualquier notificación o desbloquear el móvil.

Pueden parecer tonterías, pero al final del día son pequeños detalles que nos hacen tener que poner el código o el patrón más veces de las que serían necesarias, lastrando la rapidez de acceso a nuestro iPhone y por ende, la experiencia de usuario.

Todo esto se hubiera solucionado si Apple hubiera hecho como el resto de fabricantes y hubiera puesto un sensor de huellas que acompañara a este reconocimiento facial. Por ejemplo, el Huawei P40 Pro tiene el mismo sistema de reconocimiento facial 3D y está apoyado con un sensor de huellos bajo la pantalla. Esto hace que el acceso sea inmediato sea cual sea la situación, cosa que en el iPhone (del X para arriba) no pasa.

Esperemos que en la próxima generación (o en una futura actualización de software) Apple tome nota y ya nos traiga un Face ID mejorado, con un Touch ID que lo complemente, o al menos actualice su software para que podamos registrar nuestra cara con mascarilla para no seguir teniendo que ir poniendo el código todo el rato como si estuviéramos en 2010.

Publicado en Análisis de Smartphones Análisis de Tendencias

Comentarios

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: